Noticias

Sebastián Sarasibar, martillero y corredor público de la ciudad de Necochea, explica su perspectiva sobre las consecuencias de la pandemia en las operaciones de compra y venta y el sector inmobiliario en general.

Las operaciones de ventas en la Provincia de Buenos Aires adoptaron, desde el año 2017, una tendencia descendente. La pandemia, la cuarentena preventiva y obligatoria y el cierre de instituciones relacionadas al mercado inmobiliario, como el Registro de la Propiedad, colaboraron en esta situación. En ese marco, explicó: “Si bien el mercado en cuanto a ventas venia en caída, ya que en 2017 se realizaron 128.000 escrituras, 120.000 en 2018, 84.000 en 2019 y 56.000 en 2020, ese último año se resintió notablemente producto de la pandemia y que el registro de la propiedad se mantuvo cerrado por 2 meses”.

Refiriéndose a la disminución del precio de los inmuebles, “los mismo se redujeron entre un 20% y un 30%; el dólar en marzo del año 2020 rondaba los $75 y a fines de octubre alcanzó $195. Producto de esto, el costo de construcción medido en dólar billete disminuyó considerablemente, y era evidente que debíamos retasar las propiedades”, manifestó. 

Sebastián Sarasibar

Además, comentó sobre las decisiones de compra de los consumidores, en este sentido expresó “muchos cambiaron conceptos de lo que querían. Comenzaron a demandar más propiedades con jardín, departamentos con balcón, áreas de coworking, pero principalmente un gran sector se volcó a la construcción”.   

Continuando con la construcción de viviendas, recalcó que, en estos momentos, es un negocio rentable para quienes poseen dólares billete, por esta razón la venta de lotes es muy recurrente; “la mejor inversión inmobiliaria es la construcción para venta posterior, existe una demanda aun no satisfecha de propiedades unifamiliares que ronden entre 80.000 y 120.000 dólares. También existe buen margen de ganancia en los emprendimientos de pozo. Por ejemplo, comenzará a construirse un desarrollo en Avenida 2 entre calles 77 y 79, el costo por m2 rondara los 1350 dólares/m2 y se estima una reventa entre 2000 y 2200 dólares/m2” expresó Sebastián.

Necochea se caracteriza por poseer disponibilidad de lotes, a diferencia de Mar del Plata, La Plata o CABA, esto genera competencia entre construir o comprar un inmueble usado. En épocas de crisis, surgen oportunidades de compra y la construcción se convierte en un negocio rentable. La nueva tecnología, conocida como Steel Framing se convirtió en una opción de edificación rápida y con una relación costo/beneficio altamente positiva, además tiene una vida útil estimada de 200 años, lo que triplica la vida útil de las construcciones tradicionales que suelen ser de 70 años.

Sebastían Sarasibar, estudio inmobiliario. Matrícula 312.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *